Viernes 16 de Febrero 2024
USA

¡Otro desplante! Isabel II le pidió a Meghan que se reconciliara con su papá, pero ella se negó

La monarca siempre estuvo convencida de que las asperezas entre padre e hija debían limarse

Créditos: Getty Images
Por
Escrito en ENTRETENIMIENTO el

Meghan Markle no tiene una buena relación con su padre, Thomas Markle, por lo que hablar de una reconciliación entre ambos resulta casi imposible. Antes de su muerte, la reina Isabel II trató de que esto cambiara, sin embargo no tuvo éxito. 

La monarca fallecida a los 96 años en el castillo de Balmoral, Escocia, siempre estuvo convencida de que las asperezas entre padre e hija debían limarse antes de casarse con el príncipe Harry

Recordemos que la soberana nunca estuvo de acuerdo en que la pareja contrajera matrimonio sin que antes su nieto, conociera al que sería su suegro. 

La reina Isabel II, Meghan Markle y Harry (Getty Images)

Recientemente se dio a conocer que durante el tiempo que la actriz de Suits y el duque de Sussex, estuvieron cercanos a la realeza británica, hubo dos figuras importantes que trataron de convencerla porque solucionara sus problemas con su progenitor.

Se trata del ahora rey Carlos III y la fallecida reina Isabel II, quienes convocaron a una conversación vía telefónica a Meghan y a su padre Thomas para que arreglaran sus problemas. 

No obstante la estadounidense se negó a a la petición, según publica el periodista Tom Bower, en su libro Revenge: Meghan, Harry And The War Between The Windsors

Meghan Markle y su papá (Getty Images) 

Thomas Markle, un exdirector de iluminación estadounidense, de 78 años, no ha visto a su hija desde hace cinco años. A la boda de Meghan y Harry; el hombre se negó a asistir argumentando que no le agradaban los paparazzi. 

Mientras que Meghan justificó la ausencia de su padre en el enlace matrimonial al decir que su padre estaba muy enfermo como para hacer un vuelo a Londres, informó Page Six. 

Ahora, el padre de Meghan espera una reconciliación con su hija tras ver la tregua de Harry y el rey Carlos III; según el Sunday Mirror.