Viernes 24 de Mayo 2024
TENDENCIAS DE LA REALEZA

Harry y Meghan querían vivir en el Castillo de Windsor; los decepcionó recibir Frogmore Cottage

Un libro escrito por Katie Nicholl asegura que los duques de Sussex tenían su mirada puesta en una "suite de apartamentos"

Los duques de Sussex querían vivir en el Castillo de WindsorCréditos: Getty Images
Por
Escrito en ENTRETENIMIENTO el

El duque y la duquesa de Sussex esperaban mudarse a una "suite de apartamentos en el Castillo de Windsor", pero en cambio se les dio Frogmore Cottage, afirma el libro de Katie Nicholl, "The New Royals". Según los informes, el príncipe Harry, de 38 años, y Meghan Markle, de 41, tenían el corazón puesto en la residencia de la reina en Berkshire, pero quedaron decepcionados.

"Cuando Harry y Meghan anunciaron su deseo de mudarse del Palacio de Kensington, la Reina les ofreció Frogmore Cottage en Windsor Great Park como su nuevo hogar", escribe Nicholl, en un extracto publicado por primera vez en Mail On Sunday.

"Este no era el conjunto de apartamentos en el Castillo de Windsor que habían esperado. No obstante, fue un gesto generoso", recordó Lady Elizabeth Anson, quien murió en 2020.

"La cabaña fue un gran problema. La entrada de la reina a los jardines está justo al lado de su cabaña. Es esencialmente su patio trasero, su soledad y su privacidad. Estaba renunciando a eso al regalarle a Harry y Meghan Frogmore Cottage. Todos pensamos que era muy grande de su parte", dijo.

En otra parte, Nicholl afirma que la difunta reina se sorprendió de que la divorciada Meghan optara por un vestido de novia blanco, y también regañó a la duquesa por reprender a un trabajador de la cocina que le estaba preparando una comida especial.

"El día de la boda (del Príncipe Harry y Meghan Markle) fue un gran éxito, aunque la reina tenía reservas sobre el blanco puro del vestido de Givenchy de Meghan, diseñado por Clare Waight Keller", aseguró.

Según una fuente: “La reina se sorprendió de que Meghan vistiera de blanco puro el día de su boda. Tal vez sea una cuestión generacional, pero ella cree que si has estado casado antes, te vistes de blanco roto el día de tu boda, que es lo que hizo la duquesa de Cornualles”.

Sin embargo, ansiosa por apoyar a cualquiera que se case con su familia, la reina hizo todo lo posible para conocer a la nueva duquesa. Ella continuó: "El enfoque directo de Meghan incluso había llegado a conocimiento de la reina".

Foto: Especial

En una ocasión, en el periodo previo a la boda, Meghan fue al Castillo de Windsor para una degustación del menú y terminó teniendo un tenso intercambio con un miembro del personal, según una fuente.

“Meghan estaba en el castillo para probar algunos de los platos y le dijo a uno de los proveedores que podía probar el huevo. Se molestó bastante, diciendo que el plato estaba destinado a ser vegano y macrobiótico, cuando de repente la reina entró y dijo: 'Meghan, en esta familia no le hablamos a la gente así'”.

Otro libro con declaraciones explosivas

Nicholl ha publicado uno de los dos libros que hacen afirmaciones explosivas sobre la familia real. Un segundo, "Courtiers: The Hidden Power Behind the Crown" de Valentine Low, afirma que Meghan creía que sería la "Beyoncé del Reino Unido" cuando se casó con el príncipe Harry, antes de descubrir que odiaba las estrictas reglas de la vida real y luego renunció a sus deberes.

El libro, que fue presentado en "The Times", también tiene acusaciones de que la reina se vio obligada a poner su pie en el Megxit y les dijo a los Sussex que estaban "adentro o afuera" en la cumbre de Sandringham donde la realeza decidió el futuro de Harry y Meghan.

Foto: Especial

Low dijo que la realeza se reunió en la llamada "cumbre de Sandringham" cinco días después de que el duque y la duquesa anunciaran sus planes de renunciar como miembros de la realeza de alto nivel el 8 de enero de 2020. Durante las deliberaciones iniciales, la reina quería que las cuatro casas reales trabajaran juntas rápidamente para encontrar una solución.

En los días siguientes, se llevaron a cabo reuniones en Clarence House, entonces la casa del príncipe Carlos, incluidos los secretarios de los cuatro hogares, antes de que las discusiones se trasladaran al Palacio de Buckingham.

Foto: Especial

Simon Case, el secretario privado del príncipe William, también estuvo involucrado, "hablando con ambos lados", informó el periódico. Estos incluyeron cinco escenarios posibles, incluido dar al duque y la duquesa un mes cada año para sus propias actividades, o asumir solo una pequeña cantidad de compromisos y pasar la mayor parte de su tiempo haciendo otras cosas.

Como parte de estas opciones, se aplicarían reglas generales sobre no tomar decisiones por ganancias financieras o materiales, ya sea para ellos mismos o para sus amigos. Un ex miembro del palacio dijo: "Creo que Meghan pensó que iba a ser la Beyoncé del Reino Unido".

"Lo que descubrió fue que había tantas reglas que eran tan ridículas que ni siquiera podía hacer las cosas que podía hacer como individuo privado, lo cual es difícil", aseguró.

Pero otro lo llamó una tarea imposible, con los dos mundos de la realeza y la celebridad incapaces de comprenderse entre sí. Dijeron que la duquesa no podría encajar en el modelo de una realeza trabajadora, y que el palacio no podría aceptar "quién quería ser".

Low escribe que fue la propia monarca quien sintió que, a menos que la pareja estuviera dispuesta a seguir las reglas que se aplican a todos los miembros de la realeza que trabajan, "no se les permitiría llevar a cabo deberes oficiales".

abc