Miércoles 16 de Noviembre 2022
TENDENCIAS USA

Surgen mensajes de texto del Servicio Secreto serían claves en asalto al Capitolio y Trump

Con estos podría corroborarse el forcejeo del expresidente Donald Trump con agentes de seguridad.

La investigación se desarrolla en paralelo con los actos públicos del expresidente que busca una nueva candidatura. Créditos: AP
Por
Escrito en TENDENCIAS el

Ahora que Donald Trump regresó a Washington DC por primera vez desde su salida de la Casa Blanca, las preguntas sobre posibles mensajes de texto eliminados del Servicio Secreto relacionados con el 6 de enero, cuando ocurrió el ataque al Capitolio por seguidores del expresidente, se avivaron y se ha provocado un nuevo hilo de investigación sobre los hechos.

El Servicio Secreto de EU es la agencia responsable de la seguridad presidencial y del vicepresidente, así como la encargada del orden público y es considerado un organismo líder en investigaciones de crímenes cibernéticos financieros del país.

Por eso cuando el Servicio Secreto se negó a entregar los mensajes emitidos en el asalto al Capitolio ante el comité de la Cámara de Representantes que investiga los hechos, se ha generado ruido y escepticismo.

Los expertos en seguridad están divididos sobre si la desaparición de los datos telefónicos durante la insurrección es una señal de incompetencia, encubrimiento intencional o muestra de que hay algo turbio.

La negativa del Servicio Secreto ha levantado las sospechas sobre la disposición de los registros que podrían brindar detalles íntimos sobre lo que sucedió ese día.

“¿Por qué aparentemente no hubo interés en preservar los registros con el fin de hacer una revisión posterior a la acción? Es como si tuviéramos un ataque del 11 de septiembre y el control del tráfico aéreo borra sus registros”, comentó Paul Rosenzweig, alto funcionario del Departamento de Seguridad Nacional durante la administración de George W. Bush ante The Washington Post.

¿Qué podría revelarse?

En la sexta audiencia pública de las ocho que realizó el comité, se ventilaron alegatos explosivos con relación a la participación de los agentes del Servicio Secreto el 6 de enero que podrían ser corroborados o desmentidos.

Entre ellos que el organismo advirtió al expresidente Donald Trump que algunos de sus seguidores podrían estar portando armas de fuego, Trump había instado a retirar los detectores de metal cerca del perímetro más cercano al escenario donde el mandatario encabezaba un mitin.

“No me importa un carajo si tienen armas. No están aquí para lastimarme. Quita los jodidos mags. Deja entrar a mi gente. Pueden marchar al Capitolio desde aquí. Deja entrar a la gente. Quiten los malditos mags”, habría dicho Trump.

De igual manera, saldría a la luz la estrategia del Servicio Secreto para cuidar al ex vicepresidente Mike Pence quien era el encargado de certificar el resultado del voto de los colegios electorales el 6 de enero.

Los agentes del Servicio Secreto le pidieron a Pence que entrara a una limusina después de haberlo puesto en resguardo en un lugar secreto del Capitolio. Según se reveló por un miembro del comité de investigación, Pence se habría negado.

Esta investigación entorno a lo ocurrido en el Capitolio ha hecho, incluso, que medios conservadores abandonen a Trump, lo llaman traicionero e “indigno de volver a ser presidente”

mva