Martes 15 de Noviembre 2022
LATINOS USA

11 de septiembre: Cinco grandes cambios de migración tras ataques terroristas

Los ataques terroristas alteraron el curso de la discusión sobre migración en Estados Unidos (EU).

Los visitantes miran hacia el espejo de agua en el Museo y Memorial del 11 de septiembre en Nueva York, el 10 de septiembre de 2022.Créditos: AFP
Por
Escrito en LATINOS EN USA el

En el marco de que Joe Biden conmemora el 11 de septiembre en el Pentágono, resulta inevitable revisar cómo el 11 de septiembre, considerado el mayor ataque terrorista en la historia, los cinco grandes cambios de migración tras ataques terroristas.

La migración ya era un elemento básico de las noticias nocturnas desde la década de 1990 hasta la década de 2000. Después de que una serie de tratados de libre comercio realinearon las economías de México y América Central, millones de migrantes se dirigieron al norte de México y EU en busca de trabajo.

Sin embargo, asegurar la frontera entre EU y México, lo que alguna vez había sido considerada como la línea entre Nueva York y Nueva Jersey, se convirtió en una prioridad nacional.

Antes del 11 de septiembre, se esperaba que el entonces presidente de EU George W. Bush aprobara algún tipo de reforma migratoria luego de que fuera considerado como un mandatario moderado en materia migratoria.

Por el contrario, tras los ataques terroristas el gobierno de W. Bush vio la ley de inmigración como una forma de combatir el terrorismo.

Fortalecimiento de Fronteras

El 11 de septiembre, el Departamento del Tesoro colocó las fronteras de EU en una alerta de Nivel 1, lo que exige una inspección de cada vehículo y persona que ingrese al país. Los tiempos de espera para los camiones de carga en la frontera aumentaron de 1 a 2 minutos a 10 a 15 horas.

En 2002 se creó el programa llamado Sistema de registro de entrada y salida de Seguridad Nacional (NSEER, por sus siglas en inglés). Desde 2002 hasta 2011, los visitantes de ciertos países debían registrarse, tomarse huellas dactilares y fotografiarse cuando llegaban a EU.

El NSEER complicó las llegadas de viajeros de Corea del Norte y países de mayoría musulmana que aparecían en la lista. Solo podían entrar y salir de aeropuertos designados.

Mayor deportación

En 2001 hubo 18,000 deportaciones criminales aproximadamente en comparación con las 91,000 estimadas en 2012, lo que representó un aumento del 400 por ciento, según datos de Transactional Records Access Clearinghouse, organización que recopila datos gubernamentales.

Muchos de los deportados nunca han sido condenados por un delito, ya que el simple hecho  de ser acusado de un delito es motivo de deportación.

En 2012, el entonces presidente Barack Obama decretó una moratoria temporal de deportaciones (DACA) para cientos de miles de jóvenes que llegaron a EU antes de cumplir los 16 años y se les conoce como dreamers.

Dicho plan fue frenado por violaciones a la Ley de Procedimiento Administrativo (APA), argumentado por el Estado de Texas, quien consideró que era necesario considerar la opinión de la ciudadanía antes de emitir una política.

Sentimiento contra la inmigración.

En septiembre de 2001, solo el 8% de los estadounidenses deseaba disminuir la inmigración en los EU. En 2021, más de una tercera parte de la población quería frenar la inmigración, según el portal Boundless.

Aunque los expresidentes Bush y Barack Obama trabajaron para reconstruir el sistema de reasentamiento de refugiados después de los desafíos posteriores al 11 de septiembre, los temores avivados por los ataques prepararon el escenario para una mayor reducción del reasentamiento de refugiados bajo el expresidente Donald Trump.

Banderas de EU y flores se exhiben en el Memorial del 11 de septiembre en Nueva York.
Foto: AFP

Mayores empresas se han querido vincular a la aplicación de la ley migratoria

Teniendo en cuenta los miles de millones de dólares asignados a la aplicación de la ley de migración en la última década, no sorprende que las empresas privadas quieran participar.

Esto incluye a Corrections Corporation of America y GEO Group, las dos empresas que administran la mayoría de los centros privados de detención de inmigrantes del país.

Una investigación de The Huffington Post sobre los centros de detención privados en Arizona encontró una relación inquietante entre las ganancias corporativas y el crecimiento de las prisiones privadas .

Conoce 7 películas y documentales que vale la pena ver sobre los atentados del 11 de septiembre.

mva