Miércoles 25 de Enero 2023
LGBTQ+

Papa Francisco afirma que ser gay "no es un delito, pero sí un pecado" y critica las leyes anti-LGBTQ

El sumo pontífice admitió en entrevista que algunos obispos católicos apoyan leyes discriminatorias contra el colectivo LGBTQ+ y les pidió iniciar “un proceso de conversión” para reconocer la dignidad de todos.

El Papa Francisco habló sobre la homosexualidad y la criminalización de la comunidad LGBTQ+ en entrevista con Associated Press. Créditos: AP
Por
Escrito en ACTUALIDAD el

El Papa Francisco volvió a pronunciarse sobre el controvertido tema de la homosexualidad y la postura de la Iglesia al respecto. En entrevista para Associated Press, el sumo pontífice lanzó fuertes críticas contra las leyes que criminalizan a la comunidad LGBTQ+ y dijo que "Dios ama a todos sus hijos tal y como son". Sin embargo, aclaró que si bien "ser gay no es un delito, sí es un pecado"

Aunque el sumo pontífice comparte la postura del Vaticano, que considera los actos homosexuales como "intrínsecamente desordenados", calificó de "injustas" las leyes que penalizan y criminalizan la homosexualidad en algunas partes del mundo y culpó de ello a los contextos culturales. 

Asimismo, admitió que algunos obispos católicos de la Iglesia apoyan abiertamente las legislaciones que van en contra de los derechos del colectivo LGBTQ+, por lo que instó a los religiosos que abogan por estas normas discriminatorias iniciar un proceso de cambio para reconocer la dignidad de todos, sin importar su orientación sexual o identidad de género. 

“También el obispo tiene un proceso de conversión”, dijo y agregó: "ternura, por favor, ternura, como la tiene Dios con cada uno de nosotros”.

El Papa Francisco criticó las leyes que criminalizan la homosexualidad y las calificó de “injustas”. Foto: AP

"Somos todos hijos de Dios y nos quiere como estamos"

El Papa Francisco citó el catequismo de la Iglesia católica para señalar que los homosexuales deben ser recibidos y respetados, y por ello no deben verse marginados ni discriminados.

“Somos todos hijos de Dios y Dios nos quiere como estamos y con la fuerza que luchamos cada uno por nuestra dignidad”, dijo. 

Cabe recordar que desde su famosa declaración de 2013 “¿quién soy yo para juzgar?”, cuando le preguntaron por un sacerdote que supuestamente era gay, el Papa se ha dirigido públicamente a la comunidad lésbica-gay y trans para expresarles su simpatía.

El Vaticano aún se niega a bendecir el matrimonio entre personas del mismo sexo. Foto: AP

De igual modo, cuando fue arzobispo de Buenos Aires, se mostró a favor de ofrecer protecciones legales a las parejas del mismo sexo como alternativa a apoyar el matrimonio homosexual, algo que todavía prohíbe la doctrina católica.

Pero a pesar de sus acercamientos, Francisco continúa bajo el escrutinio de la comunidad católica LGBTQ+, principalmente después de que la oficina de doctrina del Vaticano emitiera un decreto en 2021 que afirmaba que la Iglesia no puede bendecir las uniones entre personas del mismo sexo “porque Dios no puede bendecir el pecado”.

Antes, en 2008, el Vaticano declinó firmar una declaración de Naciones Unidas que pedía la despenalización de la homosexualidad, argumentando que el texto incluía fragmentos sobre “orientación sexual” e “identidad de género” que le parecían problemáticos.

El Papa instó a los obispos católicos a iniciar un "proceso de conversión" para reconocer la dignidad de todos. Foto: AP

Más de 60 países en el mundo penalizan la homosexualidad 

De acuerdo con datos de la organización The Human Dignity Trust, cerca de 67 países o jurisdicciones en todo el mundo penalizan las relaciones sexuales consensuadas entre personas del mismo sexo, además de que 11 de ellos contemplan la pena de muerte como castigo.

Según precisa AP, en Estados Unidos, por ejemplo, más de una docena de estados aún tiene vigentes algunas leyes contra la sodomía. Esto, a pesar de un fallo de 2003 de la Corte Suprema que las declaró inconstitucionales. 

Los defensores y activistas por los derechos del colectivo LGBTQ+ afirman que estas legislaciones anticuadas contribuyen al acoso, estigmatización y violencia contra miembros de la comunidad diversa y pusieron como ejemplo la conocida ley 'No diga gay' en Florida, que prohíbe la educación sobre orientación sexual e identidad de género entre jardín de infancia y tercer grado. 

Con información de AP 

bnaj