Martes 29 de Noviembre 2022
USA

"Síndrome de Noah": el niño de 5 años que padece rara enfermedad y podría morir con la lluvia

El pequeño, que nació en Reino Unido durante mayo de 2017, le dio nombre a su extraña condición

Noah ConnellCréditos: Twitter: @noodlesc25
Por
Escrito en TENDENCIAS el

Noah Connel es un niño de 5 años que nació en mayo del 2017 en Escocia, Reino Unido. Sus padres, Jade Gordon y Kieran Connel, eran apenas unos adolescentes, de 18 y 16 años, cuando se enteraron de que tendrían un bebé.

El pequeño nació con una extraña enfermedad, la cual podría matarlo si estuviera bajo la lluvia. Debido a su extraña enfermedad, esta fue nombrada como él: "Síndrome de Noah".

Connel nació con varias condiciones de salud que desconcertaron a los médicos y por las que a su corta edad tuvo que ser sometido a 11 cirugías. El pequeño presentaba anomalías en su columna vertebral, su mandíbula estaba subdesarrollada; el paladar y el cuello, además sus vías respiratorias estaban flácidas. 

También se convirtió en el primer bebé en el Reino Unido al que se le insertó un "andamio de metal" en la cara debido a que sufre de una enfermedad llamada microsomía hemifacial, lo que significa que la mitad inferior de un lado de su rostro está subdesarrollada y si algo entra en su boca, incluyendo agua, podría matarlo; informó el Daily Record.

A la escuela

Pese a todas sus complicaciones, el pequeño ha asombrado al personal médico por su evolución. De hecho, asistirá por primera vez a la escuela y se reunirá con sus compañeros de clase en la primaria Kelbourne Park, Glasgow

Este acontecimiento ha emocionado a su madre, quien se ha dejado ver bastante emotiva: "He estado llorando y habrá lágrimas cuando lo despidamos porque desafió todos los pronósticos, incluso los nuestros", dijo. 

"Sigue aprendiendo a hacer más y más y demostrando que todos están equivocados, estamos muy orgullosos", agregó. 

¿Por qué el agua podría matar al pequeño Noah?

Debido a que la enfermedad consiste en que una parte de la cara no funciona, implica que haya complicaciones respiratorias, por lo que el niño podría ahogarse de una manera muy fácil hasta llevarlo a la muerte.