Jueves 14 de Marzo 2024
REALEZA

La cruz maldita de Lady Di que nadie de la realeza se atrevió a usar y terminaron subastándola

Conoce la pieza que nadie más en la familia real la volvió a usar y cuál es la razón de ello

Créditos: AP /Sotheby's
Por
Escrito en TENDENCIAS el

Sin duda alguna, la princesa Diana sigue siendo uno de los máximos referentes en cuestiones de moda, tanto en prendas, peinados, zapatos y por supuesto, joyas, esto, después de 26 años de haber perdido la vida, lo cual nos habla de un legado impresionante a pesar de los años. Y es que si algo destacaba en ella, era que siempre se robaba la atención por su belleza, lo cual impactaba con tan solo su presencia.

AP

Pero existe una pieza dentro de su colección de joyas que parece estar "maldita" y ahora te platicamos cuál es la razón, pues se trata de una cruz hecha de diamantes, así como de amatista que fue usada por la princesa en una ocasión, pero desde ese entonces, nadie más de la familia real se atrevió a usarla, lo cual ha hecho que esta pieza esté rodeada de un gran misterio después de tantos años.

Esta joya es un collar con una cruz que usó en la década de los 80 durante una gala benéfica, pero que jamás volvió a ser vista en alguno de los miembros de la realeza y se trata de la cruz de Attallah, pieza que acompañó con su outfit, donde usó un vestido color burdeo y negro de la marca Catherine Walker que destacaba por el tipo de tela de terciopelo. 

GettyImages

Se trata de una pieza creada en la década de los 20 por Garrard y en cuanto a sus detalles, el collar está lleno de amatistas cuadrados, así como diamantes circulares y era de 5.25 quilates y era muy especial para Lady Di, pues de acuerdo con Kristian Spofforth, directora de joyería de Sotheby’s: "(La cruz) simboliza la creciente confianza de la princesa en sus elecciones de ropa y joyas en este momento concreto de su vida”.

La mayoría de las joyas de la fallecida princesa fueron heredadas a sus hijos, los príncipes William y Harry, las cuales han pasado a manos de sus esposas, Kate Middleton y Meghan Markle, quienes suelen usarlas en eventos importantes como manera de rendirle homenaje a Diana, pero esta pieza no lo hizo.

Sotheby's

Mucho se ha especulado sobre esta pieza y el por qué nadie más lo ha usado desde antes, muchos hablan de algún tipo de temor o maldición que tendría, mientras que otros aseguran que simplemente no era del agrado de la realeza. Pero esta joya ahora tiene un nuevo dueño y se trata de la famosa socialité, Kim Kardashian, quien la compró este 2023 en una subasta por 162.800 libras (197.453 dólares).

"Esta es una pieza de joyería audaz por su tamaño, color y estilo, que lanza un mensaje vibrante, ya sea de fe o de moda o, de hecho, de ambas cosas". Estamos encantados de que la pieza reciba una nueva vida en manos de otro nombre mundialmente famoso", agregó Spofforth.

 amv