Jueves 23 de Mayo 2024
USA

El milagroso escape de una niña que fue raptada hace 9 años y logró volver a casa

La adolescente de la India logró volver a casa luego de ser secuestrada por pareja que abusó de ella físicamente

Pooja Gaud fue secuestrada a los 7 años, ahora, trata de recuperar el tiempo perdido con su madre y sus hermanosCréditos: BBC
Por
Escrito en TENDENCIAS el

Poja Gaud desapareció el 22 de enero del 2013 cuando ella tenía apenas siete años. De acuerdo con su relato, tras una pelea con su hermano mayor, una pareja la interceptó de camino a la escuela con la promesa de comprarle un helado. 

Antes de aquel fatídico día, Pooja vivía junto a sus padres y sus dos hermanos en una pequeña casa de un barrio en Bombay, India.

Tras aceptar ir con la pareja, la adolescente, de ahora 16 años, contó que estos la amenazaron para que no llorara o llamara la atención. Fue así que sus captores se trasladaron junto con ella a otros estados al oeste y sur de India y pudo ir a la escuela durante ese tiempo. 

Comenzó la pesadilla 

La pareja, integrada por Harry D’Souza y su esposa, Soni D’Souza, no tenía un hijo propio, pero cuando este nació los maltratos físicos empeoraron.

Pooja y su madre Poonam  (BBC)

"Me golpeaban con un cinturón, me pateaban, me daban puñetazos. Una vez me golpearon con un rodillo tan fuerte que me empezó a sangrar la espalda. También me obligaban a hacer tareas domésticas y a trabajar de 12 a 24 horas fuera de casa", dijo la joven a la BBC.

A pesar de que la familia regresó a Bombay, la joven no pudo escapar por falta de dinero y porque siempre estaba vigilada. Sin embargo, un día Pooja tomó el teléfono mientras la pareja dormía, buscó su nombre en Internet y se dio cuenta de que había carteles con su nombre y números a los que podía llamar para pedir ayuda.

Regreso a casa

Siete meses después y con ayuda de la empleada doméstica de la casa en la que vivía, Pramila Devendra, Pooja pudo concretar una llamada con el vecino de su madre, Poonam Gaud, y así logró reunirse con ella.

Cuando la mujer vio a la joven de inmediato buscó una marca de nacimiento que solo ella sabía que existía y se dio cuenta que efectivamente se trataba de su hija. 

Después de reunirse con su madre, Pooja ayudó a denunciar a sus captores y las autoridades detuvieron a Harry D’Souza. Al respecto, la adolescente recordó: "Le dije todo a la policía. Incluso les dije dónde vivían mis secuestradores".

Ahora, Pooja volvió a su casa y aunque vive momentos tristes porque no logró volver a su padre, quién murió cuatro meses antes de su rescate, trata de recuperar el tiempo perdido con su madre, sus hermanos y vecinos.

Por seguridad, la joven pasa la mayor parte de su tiempo encerrada y cuando sale siempre va acompañada de algún familiar.