Domingo 26 de Mayo 2024
MUNDO

'Hombre del hoyo', el último integrante de una etnia masacrada en Brasil, murió

También conocido como el "indígena Tanaru", el último de su etnia se resistió a tener cualquier contacto con el mundo occidental por casi 30 años

Foto: Archivo FUNAI
Por
Escrito en TENDENCIAS el

Un hombre que se cree era el último miembro de una etnia desaparecida en Brasil, fue hallado sin vida por la Fundación Nacional del Indígena (FUNAI), organismo que explicó que su fallecimiento se debió a causas naturales. 

La FUNAI, que lo monitoreó durante los últimos 26 años, compartió en un comunicado que hallaron al individuo muerto en su hamaca durante una de sus rondas de vigilancia, pues se dedicaba a protegerlo a través del Frente de Protección Etnoambiental Guaporé. 

Contaron que el hombre vivió cerca tres décadas en aislamiento voluntario en las profundidades del Amazonas, cerca del estado brasileño de Rondonia, en la frontera con Bolivia, negándose a tener cualquier contacto con el exterior. Se cree que era el último sobreviviente de su comunidad, una etnia indígena desconocida cuyos últimos integrantes pudieron haber sido masacrados por granjeros en 1995, según detalló la agencia EFE.  

El sujeto era conocido como "el hombre del hoyo" debido a que la mayor parte del tiempo se escondía del resto y se resguardaba en agujeros que él mismo cavaba. Aunque también lo llamaban el 'Indígena Tanaru', ya que este es el nombre de un río y de una reserva que se encuentra en las cercanías.

Se había preparado para su muerte

La FUNAI informó que al momento de encontrarlo no había rastros de personas en el sitio ni marcas en el camino, así como tampoco signos de violencia.

Su cuerpo fue encontrado adornado con plumas de colores brillantes, por lo que las autoridades creen que ya se había preparado para su muerte. Aún así, el organismo decidió que someterán el cadáver a una autopsia para confirmar la causas de su fallecimiento. Se cree que su edad exacta pudo haber sido 60 años. 

 "Un genocidio más en Brasil" 

Según la institución, se cree que la persecusión sistemática de sus miembros y su asesinato, llevó a cada vez se redujera más su comunidad. Por esa razón, el sujeto evitaba tener cualquier tipo de contacto con personas ajenas a su mundo; incluso relatan que ponía trampas y atacaba con flechas a cualquiera que se le acercara. 

Al respecto, la consejera de la Asociación de Defensa Etnoambiental Kanindé, Walelasoetxeige Paiter Bandeira Suruí, conocida como Txai Suruí, escribió en su cuenta de Twitter que "la muerte del 'Indígena del Hoyo' era un "genocidio más en Brasil",además de un "símbolo de la resistencia porque se negó hasta sus últimos días a tener contacto con los no indígenas".

Foto: Documental 'Corumbiara' (2009)

La última vez que fue visto por la agencia brasileña fue en 2018, cuando se captaron imágenes únicas del 'Indígena del Hoyo' que fueron difundidas por los medios de comunicación. En aquella ocasión se informó que era un hombre de aproximadamente 50 años, vestido con taparrabos, que solía cazar con arco y flecha para atrapar ciertas especies para comer como cerdos salvajes, pájaros y monos. 

De acuerdo con datos de FUNAI, en la selva brasileña se han identificado al menos de 144 pueblos indígenas que viven aislados, sin mantener contacto con el mundo occidental.

bnaj