Martes 21 de Mayo 2024
MUNDO

Yaser Abdel Said, el hombre que asesinó a sus hijas "por honor", es condenado a cadena perpetua

Yaser Said fue declarado culpable de asesinato capital por la muerte de Amina, de 18 años, y Sarah, de 17

Yaser Abdel Said fue encontrado culpable de asesinar a sus dos hijas "por honor". Foto: Especial
Por
Escrito en TENDENCIAS el

Luego de seis días de juicio, finalmente un gran jurado halló culpable de doble homicidio a Yaser Abdel Said, uno de los fugitivos más buscados por el FBI acusado de matar a sus dos hijas adolescentes en 2008 en un supuesto "asesinato por honor". El hombre de 65 años fue condenado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional, debido a que la pena de muerte no es opción en este caso. 

De acuerdo con los informes del Buró Federal de Investigaciones, Said evadió el arresto durante más de 12 años luego de que huyera tras los asesinatos de sus hijas, Amina Said, de 18 años, y Sarah Said, de 17. Las hermanas fueron encontradas muertas a tiros en un taxi estacionado cerca de un hotel en Irving el día de Año Nuevo. 

Como parte de la evidencia, los miembros del jurado escucharon una llamada al 911 que Sarah Said hizo por teléfono celular, en la que le indicó al operador que su padre les había disparado y que estaban muriendo. Según el dictamen, Sarah fue impactada nueve veces con arma de fuego, mientras que Amina recibió dos heridas de bala.

Aún con estas pruebas en su contra, el testimonio de Said, un inmigrante proveniente de Egipto y residente de Lewisville, dejó impactados a todos en la sala, luego de que declara lo que había ocurrido con sus hijas, según su versión de los hechos. 

Abdel, quien sostuvo su inocencia, explicó que aquel día solo quería llevar a cenar a sus hijas, pero que en el recorrido creyó que alguien los venía siguiendo, por lo que decidió estacionarse y dejarlas solas en el auto. Dijo que asumió que él era el objetivo, por esa razón se bajó del automóvil en un sitio donde supuso que las niñas estarían a salvo.

Sarah recibió nueve disparos y su hermana, Amina, murió de dos tiros. Foto: Facebook 

“Les dije que el auto era suyo. Haz lo que quieras porque sabes manejar. Les dejé el auto”, enfatizó. Sin embargo, tiempo más tarde se dio cuenta de que sus hijas habían sido asesinadas y que las autoridades habían emprendido una búsqueda contra él como principal sospechoso. Al respecto, los fiscales dijeron no entender por qué durante más de una década estuvo desaparecido, si aparentemente no era culpable. 

“Porque creía que detrás de esta cobertura había una agenda secreta. Y siento que los medios estaban en mi contra en cierta dirección, que no tendría un juicio justo”, señaló el acusado al ser cuestionado. En su defensa, dijo que amaba a sus hijas y que no tenía la culpa de sus muertes.

Asesinadas por una cuestión de "honor" 

Una semana antes de que las mataran, las hermanas y su madre habían huido de su hogar en Lewisville para irse a Oklahoma y así escapar de Said. Los novios de las hermanas también se les unieron. De acuerdo con los fiscales, las jóvenes estaban “muy asustadas por sus vidas” y decidieron irse después de que su padre “puso una pistola en la cabeza de Amina y amenazó con matarla”.

Según las investigaciones, todo empezó cuando las dos mujeres acusaron a su padre de presuntamente abusarlas sexualmente, por lo que las autoridades argumentan que Said las habría asesinado “por honor”, además de que no estaba de acuerdo con sus citas ni sus relaciones de pareja, pues sus respectivos novios no profesaban la misma fe musulmana

Yaser Said escapó de las autoridades durante 12 años. Foto: Telemundo Dallas

La madre, Patricia Owens, quien está divorciada de Said, testificó que él la convenció de regresar a Texas. Ella dijo que “no pensó que pasaría algo”.

Yaser Said, que había sido buscado con una orden de asesinato capital desde los asesinatos, fue incluido en la lista de los más buscados por el FBI y en agosto de 2020, fue arrestado en Justin, mientras que otros dos familiares fueron detenidos en Euless. Los parientes fueron identificados por el FBI de Dallas como el hermano de Said, Yassein, y su hijo, Islam. Ambos hombres fueron acusados de albergar a un fugitivo conocido y ahora cumplen condena en una prisión federal.

bnaj