Jueves 15 de Febrero 2024
SALUD Y BIENESTAR

Hacer ejercicio después de los 40 años podría salvarte la vida; expertos recomiendan esta rutina

Aproximadamente 3,2 millones de personas por causas relacionadas con la inactividad física, revela estudio

Ejercicio físico a partir de los 40: lo que debes saber. Foto: iStock
Por
Escrito en TENDENCIAS el

Si bien muchas de las molestias físicas que asociamos a la edad sí tienen que ver con el deterioro del cuerpo, en realidad están más relacionados con la cantidad de actividad física que acostumbramos hacer. Te decimos por qué hacer ejercicio después de los 40 años podría salvarte la vida.

Seguro has notado que cuanto menos te mueves, más te cuesta realizar algún actividad. Y a partir de los 40, esto se acentúa. En esta edad es común que sucedan algunos cambios a nivel físico donde hay mayor tendencia a desarrollar enfermedades crónicas como la obesidad, la diabetes o problemas cardiovasculares. 

Sin embargo, en estos días, la mayoría de los adultos prefieren usar fármacos para aliviar sus problemas de salud, cuando el secreto está en realizar ejercicio y entrenar tu propio cuerpo para que mejore por si mismo. 

¿Por qué deberías hacer ejercicio después de los 40 años? 

Un estudio realizado en la Facultad de Salud y Ciencias Ambientales de la Universidad Tecnológica de Auckland sostiene que todos los años fallecen aproximadamente 3,2 millones de personas por causas relacionadas con la inactividad física

En la misma investigación también se llegó a la conclusión de que si bien la esperanza de vida en los adultos mayores aumentó, también crecieron las enfermedades crónicas y disminuyeron los niveles de ejercicio, lo que reduce notablemente la calidad de vida de una persona y la pone en riesgo de sufrir una muerte prematura

Ante este problema, la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que los adultos deben realizar actividades físicas aeróbicas moderadas durante al menos 150 a 300 minutos semanales o actividades físicas intensas durante mínimo 75 a 150 minutos por semana.

Se aconseja que cuanto antes se empiece a entrenar es mejor, ya que un factor determinante sobre cómo los huesos responden al ejercicio, es la edad a la que comienzas a realizar actividad física. Eso sí, sean cual sean tus años, vas a observar mejoras si te mantienes activo.

El ejercicio reduce el riesgo de sufrir una muerte prematura. Foto: iStock

Recomendaciones de entrenamientos mujeres y hombres maduros 

  • Ejercita tus músculos para disminuir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. 
  • Mejora tu salud ósea con entrenamiento de fuerza, un efectivo tratamiento para prevenir la osteoporosis.
  • El Colegio Americano de Medicina del Deporte recomienda dos sesiones semanales de ejercicio de fuerza de 30 minutos.
  • Caminar, pero con intensidad. Mantén un buen ritmo y entrena a tu corazón. 
  • Realizar ejercicios de impacto como saltar o bailar. Estos han demostrado ser los más eficaces en la mejora de la salud ósea.  

Por otro lado, para los profesionales, hay tres tipos de capacidades físicas que tienen que entrenarse después de los 40 años. Una de ellas es la fuerza con ejercicios específicos, con la que se pueden hacer planchas, flexiones de brazos y curl de bíceps.

Llevar una vida activa mejora tu calidad de vida y tu salud física. Foto: iStock

Otra habilidad es la resistencia aeróbica, que se refiere a la capacidad de realizar una actividad o un ejercicio durante el mayor tiempo posible. Específicamente se trata de la respiración y al balance de oxígeno interno del cuerpo humano, así como de los distintos ritmos de aguante de los que una persona es capaz.

Las mejores actividades para entrenar esta capacidad son: caminar, trotar, nadar, montar bicicleta y usar una máquina escaladora o elíptica.

Finalmente le sigue la flexibilidad, la habilidad que te permite realizar movimientos de mayor amplitud y disminuir el riesgo de lesiones y alivia los dolores musculares. Los ejercicios más comúnes para mejorar esta capacidad son: movimientos de tobillos, rotaciones de cadera y estiramiento de abductores (sentado en el piso, se estiran las piernas el máximo posible y se inclina el torso hacia delante, sin doblar las rodillas).

bnaj