Martes 12 de Marzo 2024
USA

"Comieron lo que había": Mujer muere sola en su casa y sus 20 gatos devoran su cuerpo: VIDEO

Esta situación provocó una enorme consternación en la comunidad

Por
Escrito en TENDENCIAS el

Una mujer quedó atrapada en un derrumbe que sufrió su casa ubicada en la zona de Bataysk, en la región de Rostov, Rusia. Por este accidente la mujer murió sola y fue descubierta semanas después por la policía. 

El cuerpo fue hallado por los agentes, que indicaron que, al parecer, la víctima permaneció dos semanas entre los escombros. Sin embargo, lo insólito del caso es que el cadáver de la mujer fue devorado por sus 20 gatos hambrientos.

La policía se horrorizó cuando llegó al lugar y descubrió los restos parcialmente comidos de la mujer, quien no fue nombrada, después de recibir una llamada de un compañero de trabajo preocupado porque no podía localizarla; según reportó The Sun.

La mujer era una criadora de felinos y tenía 20 gatos gigantes con pedigrí Maine Coon, los cuales son conocidos por crecer a gran tamaño y llegar a pesar, incluso, más de cinco kilos. Aunque, se les caracteriza por su carácter dócil y adaptable. (VIDEO AQUÍ)

"Los gatos se quedaron solos durante dos semanas, no había comida, entonces, ¿qué iban comer?". dijo un experto en rescate de animales que cuidó a algunos de los gatos sobrevivientes. "Es comprensible, ¿verdad? Comieron lo que había".

Y es que los felinos llevaban el mismo tiempo encerrados en la casa sin alimento disponible, lo que derivó en que comenzarán a devorar el cadáver de su dueña.

¿Qué pasó con los animales?

Tras el rescate, los gatos más saludables fueron reubicados con sus nuevos dueños a 35 dólares cada uno. No se sabe, informan medios locales, si sus nuevos dueños fueron informados de su gusto por la carne humana.

Esta situación provocó una enorme consternación en la comunidad.

Las historias de personas que viven solas que son devoradas por sus gatos hambrientos después de morir han surgido durante años.

En 2013, a una mujer que murió en su casa cerca de Southampton, en Inglaterra, sus tres gatos atigrados pelirrojos le comieron partes enteras del cuerpo.