Jueves 15 de Febrero 2024
CIENCIA

¡Increíble! NASA descubre la ESTRELLA más lejana jamás vista; existió casi desde el inicio del universo

Earendel se formó durante los primeros años del Universo y puede ser la clave para entender la evolución estelar

NASA encuentra la estrella más lejana jamás vista. Foto: Unsplash
Por
Escrito en TENDENCIAS el

Astrónomos de la NASA han hecho uno de los descubrimientos más sorprendentes de los últimos años. Se trata de ‘Earendel’ (estrella de la mañana), la estrella más lejana jamás vista hasta la fecha y que según los cálculos, se formó durante los primeros mil años tras el origen del Universo en el Bing Bang

La estrella fue captada gracias a los trabajos del Telescopio Espacial Hubble, que desde la órbita exterior de nuestra atmósfera, fue capaz de capturar la luz de este astro. Los expertos han calificado este asombroso hallazgo como “un salto en el tiempo”, pues la estrella existió cuando el Universo apenas tenía unos 4 mil millones de años, es decir, el 7% de su edad actual. 

La agencia espacial estadounidense asegura que la estrella se encuentra tan lejos de la Tierra, que su luz ha tardado 12 mil 900 millones de años en llegar al planeta. Los únicos otros objetos descubiertos que pertenecen a la misma edad son cúmulos de estrellas dentro de galaxias primitivas, por lo que este descubrimiento ya es un hito en la historia de la ciencia. 

“Al principio casi no lo creíamos: estaba mucho más lejos que la anterior estrella (descubierta en 2018) de mayor desplazamiento al rojo más distante”, dijo el astrónomo Brian Welch de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, autor principal del artículo originalmente publicado en la revista Nature. "Definitivamente, hemos tenido suerte", agregó. 

Hubble captó la luz de ‘Earendel’, que podría pertenecer a la primera generación de estrellas nacidas después del Big Bang. Foto: NASA/ESA

¿Qué es lo que sabe hasta ahora de la estrella Earendel? 

La estrella toma su nombre del poema El viaje de Earendel, la estrella vespertina, escrito en 1914 por J.R.R. Tolkien, autor de El señor de los anillos, y se encuentra en una galaxia que han llamado Sunrise Arc.

El equipo de la NASA estima que tendría al menos 50 veces la masa del Sol, además de ser millones de veces más brillante, lo que lo convierte en una de las estrellas de mayor magnitud, incluso por encima de las estrellas más masivas ya conocidas como Ícaro, una supergigante azul observada por el Hubble que se formó hace 9.400 millones de años, es decir, 4.000 millones de años después del Big Bang. 

Ver una estrella a esa distancia es sumamente difícil. El telescopio Hubble nunca podría haberla visto de no ser gracias a una técnica conocida como lente gravitacional que sirve para ampliar el brillo natural. 

Lo que sucede es que la gravedad de los cúmulos de galaxias más cercanos a nosotros, en primer plano, sirve de lente para magnificar los objetos más pequeños del fondo, como una especie de lupa que distorsiona y amplifica la luz de los objetos distantes. 

Ahora se espera que las futuras observaciones del recién lanzado telescopio espacial James Webb proporcionen más detalles de la estrella recién descubierta y así poder determinar su masa, tamaño, temperatura, radio y establecer si es una estrella de primera o de segunda generación.

Welch ha explicado que "Earendel será “una ventana a un era del universo con la que no estamos familiarizados, pero que condujo a todo lo que conocemos. Es como si hubiéramos estado leyendo un libro interesante, pero comenzamos en el segundo capítulo y ahora tenemos la oportunidad de ver cómo empezó todo”. 

Con información de la revista Nature y AP

bnaj