Jueves 19 de Enero 2023
#LATINOSQUEINSPIRAN

Diana Trujillo: la colombiana que empezó limpiando casas y hoy es ingeniera de la NASA

Diana salió de su natal Colombia con 300 dólares y sin saber hablar inglés. Hoy busca hacer historia en la NASA

De Colombia a la NASA: Diana Trujillo es la latina que llevará a la primera mujer a la Luna. Foto: Especial
Por
Escrito en LATINOS EN USA el

Si hay una latina que hoy inspira a cientos de niñas y jóvenes inmigrantes esa es sin duda Diana Trujillo, la colombiana e ingeniera espacial que a los 17 años decidió probar suerte en Estados Unidos y hoy ya es una de las más destacadas integrantes del grupo de científicos de la NASA

Diana cuenta que de niña se recostaba sobre el césped para contemplar el firmamento rodeada de estrellas, intrigada por conocer lo que habría más allá del cielo, curiosidad que al final la terminó convenciendo de su pasión por la astronomía.  

Trujillo era apenas una adolescente cuando dejó su tierra natal en Cali, Colombia, y emprendió el viaje hacia el país norteamericano con tan solo 300 dólares en el bolsillo. Y así, sin hablar una gota de inglés, pero con muchos sueños que cumplir, finalmente llegó a su destino.

La primera latinoamericana en la Academia Espacial de la NASA 

Desde ese momento no perdió tiempo. De inmediato se matriculó en cursos para aprender el idioma y durante los siguientes tres años trabajó como empleada doméstica y en un panadería, lo que le permitió estudiar Ciencias del Espacio en un colegio comunitario de Miami Dade y, al mismo tiempo, ayudar a su madre con los gastos. 

Sus esfuerzos finalmente la llevaron a cursar sus estudios profesionales en la Universidad de Florida, donde consiguió una beca para especializarse en Mecánica Aeroespacial, un paso más que la acercaría a su meta: trabajar en la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio. 

Fue así que en 2007, Trujillo se convirtió en la primera mujer inmigrante latinoamericana en ser admitida por la Academia Espacial de la NASA para una pasantía de un año en el Centro de Investigación Langley en Virginia, donde sus habilidades y aptitudes la hicieron merecedora de un lugar dentro de la agencia estadounidense. 

"Mi sueño de trabajar para la NASA sin saber inglés sonaba muy ridículo y fuera de lugar, pero lo mantuve y ahora estoy trabajando en mi segunda misión", platicó Trujillo en entrevista para CNN, quien hoy tiene 42 años y ya es directora de vuelos espaciales. 

De Marte a la Luna 

Diana empezó a trabajar en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA donde se construyen la mayoría de las naves no tripuladas. Luego se integró al equipo del brazo robótico de la misión Curiosity, que tiene como objetivo principal detectar alguna muestra de vida en Marte. En 2014 se convirtió en la líder de la misión. 

Más tarde, fue nombrada jefa de ingeniería de la misión Mars 2020 para el lanzamiento del rover Perseverance, un vehículo explorador diseñado para explorar el cráter Jezero en Marte en busca de posibles rastros de vida, el cual llegó al planeta rojo el 18 de febrero de 2021. La hazaña fue transmitida por la colombiana con ayuda de los icónicos personajes de Plaza Sésamo como una forma de involucrar a los más jóvenes en las ciencias espaciales. 

Ahora su próxima encomienda será dirigir la misión Artemis I, la cual no solo pretende regresar al hombre a la Luna después de 53 años, sino también llevar a la primera mujer y a la primera persona afrodescendiente al satélite natural de la Tierra. 

Impulsando a niñas y mujeres a seguir sus pasos

En su intento de alentar a las mujeres jóvenes, especialmente de origen latino y afrodescendientes, a estudiar y conocer la ciencia del espacio, Diana fundó de la mano de su esposo, el también científico William Pomerantz, la organización Brooke Owens Fellowship, la cual busca impulsar a las universitarias que tengan interés en el tema y sueñen con ver las estrellas. 

"No vi a muchas latinas a las que pudiera admirar y decir que quería ser como ellas. Si yo puedo, tú también puedes", reflexionó Trujillo para CNN. 

La finalidad de esta organización, explicó, es ayudarlas a encontrar empleo y contactarlas con compañías para que las integren en sus equipos de trabajo. Asimismo, ofrece "pasantías pagadas y mentoría ejecutiva para estudiantes de licenciatura excepcionales o que provengan de minorías de género" o raciales en la industria aeroespacial, según indica la página web de Brooke Owens Fellowship. 

La idea de crear esta beca está inspirada en Dawn Brooke Owens, una ingeniera y piloto espacial de la NASA muy cercana a Trujillo, quien murió de cáncer a los 30 años. 

“En la época de Brooke tampoco había muchas mujeres, y ella era muy buena. Trabajó en la Casa Blanca manejando las finanzas de muchas organizaciones, incluyendo la NASA, y solo tenía 30 años. Si ella pudo hacer lo que hizo, si yo puedo hacer lo que estoy haciendo en la NASA, tiene que haber más de nosotras que son muy buenas, pero que no las estamos viendo”, declaró Trujillo en entrevista para el medio colombiano El Espectador

bnaj