USA

Funcionarios de inmigración en la era Trump retrasaron reunificaciones familiares a propósito

El argumento era que los niños que habían sido separados se estaban reuniendo demasiado rápido con sus padres
viernes, 10 de junio de 2022 · 15:35

Un archivo que contiene una gran cantidad de correos electrónicos fechados en 2018 permiten conocer un nuevo procedimiento que involucra la política migratoria de tolerancia cero del gobierno de Donald Trump.

Al abuso en el trato dado a los inmigrantes, las insalubres condiciones en que eran detenidos en instalaciones de la Patrulla Fronteriza y las separaciones forzadas, se suma un nuevo escándalo: funcionarios de inmigración retrasaron a propósito las reunificaciones familiares porque estas se estaban llevando a cabo "demasiado rápido".

El hallazgo fue reportado por el diario The Washington Post. Tras revisar la correspondencia electrónica, que forma parte de documentos internos que el gobierno de Joe Biden entregó a los abogados de los inmigrantes este año, las familias y sus defensores han ido agregando piezas al rompecabezas.

Las familias afectadas, cuyo número inicial de acuerdo con el Departamento de Justicia de Trump era de 2,654, podría ser de varios otros miles debido a que las separaciones no se llevaron a cabo entre principios de mayo y el 20 de junio de 2018, de acuerdo con documentos oficiales entregados por el entonces Departamento de Justicia a una corte federal del sur de San Diego, California.

Sino que hubo cuatro años de separaciones que se dieron entre el 20 de enero de 2017, fecha de la toma de posesión de Trump, y el 20 de enero de 2021; según un documento del Departamento de Seguridad Nacional (DHS). 

Getty Images

Los nuevos descubrimientos

The Washington Post detalla que los correos electrónicos entregados por el gobierno a los abogados fueron enviados en mayo de 2018, fecha en que el entonces Departamento de Justicia, reconoció la existencia de la política implementada como parte de los esfuerzos del gobierno para detener la llegada de extranjeros en busca de asilo, principalmente centroamericanos.

Por ese tiempo los niños que habían sido separados se estaban reuniendo demasiado rápido con sus padres, escribió un funcionario un viernes por la noche a fines de mayo de 2018.

"Qué fiasco", escribió Tae Johnson, un funcionario de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE) a otros funcionarios a las 8:29 p.m. ese fin de semana del Día de los Caídos.

Johnson es actualmente el director interino de ICE, agencia federal bajo el mando del DHS que se encarga de las deportaciones.

Este hecho ha causado que las familias que fueron separadas han presentado más de 20 demandas en busca de millones de dólares por su dolor y sufrimiento.

Cuando Biden llegó a la Casa Blanca se estableció conversaciones entre el gobierno y las familias afectadas para alcanzar un acuerdo de compensación. Pero las pláticas finalizaron lo que significa "que es probable que muchas menos familias obtengan una compensación por las separaciones", dijo el Post.

Otros descubrimientos

Los correos electrónicos entregados a los abogados por el gobierno también revelan que, por ejemplo, el 10 de mayo de 2018 Matthew Albence, un algo cargo de ICE en el gobierno de Trump, escribió a otros funcionarios de la agencia que "le preocupaba que los padres fueran devueltos a sus hijos en las estaciones de la Patrulla Fronteriza demasiado rápido después de ir a prisión" y enfrentar los cargos criminales por ingreso indocumentado, una falta de carácter civil.

Indicó que los procesamientos suelen ser rápidos y que los delitos que enfrentan son tan leves que los migrantes a menudo se declaraban culpables en grupos y eran sentenciados al tiempo cumplido ese día.

Getty Images

"Esto dará como resultado una situación en la que los padres volverán exactamente a las mismas instalaciones que sus hijos, posiblemente en cuestión de horas, que aún no han sido puestos bajo la custodia de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR)", escribió Albence.

Las separaciones forzadas de Trump convirtieron a miles de niños en no acompañados y, conforme con el Acuerdo Flores, después de 72 horas bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza debían pasar a manos de la ORR, una dependencia del Departamento de Salud y Recursos Humanos (HHS), sistema en el cual desaparecían porque los procesaban independientemente de sus padres en la mayoría de los casos.

En otro correo electrónico, enviado por Sandi Goldhamer, una empleada de CBP, dijo que los funcionarios deberían "detener el proceso de reunificación" en las estaciones fronterizas.

"Si le preocupan las apariencias, entonces (sic) no devuelva al adulto de la unidad familiar al CPC", indicó, aparentemente refiriéndose a un centro de procesamiento central en el Valle del Río Grande, Texas. Ella dijo que deberían llevar a los adultos a un centro de detención alternativo, con un folleto para ayudarlos a reunirse con sus hijos, y hacer que ICE los recoja", detalló el Post.

Con información de Univision y The Washington Post.