Jueves 1 de Diciembre 2022
USA

Latina estuvo 19 años en la CÁRCEL siendo inocente y ahora puede ser deportada, ve su historia

Aunque la mujer es inocente, podría ser regresada a México, país que abandonó a los 9 años

Sandra CastañedaCréditos: Telemundo
Por
Escrito en LATINOS EN USA el

Después de pasar 19 años en la cárcel por un asesinato que no cometió, Sandra Castañeda, salió de prisión pero agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) la volvieron a privar de la libertad. 

Al cruzar la puerta de la prisión para mujeres de Chino, California, los agentes de migración la aguardaban para detenerla y llevarla a un centro de detención federal donde ahora enfrenta la deportación a México, país del que se fue a los nueve años.

"Estoy atrapada aquí. No tengo nada que hacer durante el día y me siento abrumada. Es como si ninguna regla aplicará para ellos [ICE]. Pueden hacer lo que quieran", afirmó Castañeda en entrevista con el diario The Guardian.

¿Cómo llegó a la cárcel?

Castaneda llegó a Estados Unidos en 1991 con un permiso de residencia permanente, creció en South Central, Los Ángeles.

El 10 de mayo de 2002 Castañeda iba conduciendo un auto en el que viajaban varias amigas, una de ellas sacó una pistola y le disparó a dos personas, hiriendo a una y matando a otra.

Sandra Castañeda (Telemundo)

Todas las mujeres que estaban en el auto huyeron, pero Castañeda se quedó allí y la policía la detuvo a ella.

Los fiscales nunca la acusaron de jalar del gatillo ni de planear el ataque. Pero fue condenada a cadena perpetua con posibilidad de salir en libertad condicional después de 40 años en virtud de una ley en California que dictaba que cualquier persona implicada en un delito grave que terminara en homicidio podía sufrir las mismas consecuencias que quien lo cometiera.

El año pasado, en julio de 2021, una corte anuló la condena de Castañeda basándose en una nueva ley de California que eliminó esa regla que había llevado a sentencias injustas en casos donde ocurrieron homicidios.

Recaptura

Colby Lenz, una defensora de los derechos de las mujeres presas, estaba fuera de la cárcel esperando a Castañeda el 27 de julio de 2021 para llevarla con su familia, cuando una camioneta repleta de agentes de ICE la interceptó y se la llevó, según contó a Noticias Telemundo.

Al principio los agentes federales le dijeron que le iban a permitir seguir su proceso migratorio en casa con un grillete electrónico, lo cual la alegró mucho, según dijo, porque al fin podría estar con su familia. Pero luego se la llevaron a un centro de detención en Georgia, lejos de toda la gente que conocía.

"Dejaron entrar la camioneta de ICE, los vi cargarla a ella y a otra mujer en el centro de recepción donde reciben a las personas y luego las vi alejarse", dijo Colby Lenz, defensora de la Coalición de Mujeres Prisioneras de California.

The Guardian

Aunque Castañeda tenía permiso para residir de manera legal en el país, las leyes migratorias permiten a las autoridades deportar a no ciudadanos que son considerados "un riesgo para la comunidad".

"Hay discriminación arraigada en el sistema en todos los niveles", dijo a The Guardian Andrew Wachtenheim, abogado supervisor del Immigrant Defense Project (IDP), un grupo de defensa que ha cuestionado las políticas de deportación de Estados Unidos. "Tiene leyes penales estatales muy racistas que han estado dañando a las comunidades de color durante décadas y ahora finalmente tiene algunas localidades que enfrentan esas injusticias y promulgan la legislación que se necesita desesperadamente para aliviar las consecuencias, pero para los no ciudadanos, las reformas son no está sucediendo. Es un segundo nivel de injusticia". 

Lucha contra deportación

Anoop Prasad, un abogado de inmigración del Asian Law Caucus, actualmente está luchando contra la deportación de Castañeda.

Él dice que un juez de inmigración ya lo desestimó una vez, pero ICE les pidió que lo reconsideraran y podría apelar una segunda desestimación. Castañeda deberá presentarse nuevamente a una audiencia ante la corte a finales de mayo.

Con información de The Guardian y Telemundo