Martes 21 de Mayo 2024
#PODERLATINO

La historia de Ellen Ochoa, la astronauta nieta de migrantes mexicanos que conquistó el espacio

En 1993, Ochoa hizo historia al convertirse en la primera mujer astronauta de origen latino en viajar al espacio

Ellen Ochoa hizo historia como la primera astronauta de origen hispano en viajar al espacio. Foto: NASA
Por
Escrito en MIGRACIÓN el

De niña, Ellen Ochoa nunca soñó con ser astronauta, pero todo cambió cuando en 1983 fue testigo de la hazaña de la estadounidense Sally Ride, la primera americana y la tercera mujer en el mundo en viajar al espacio con la misión Challenger. Este suceso cambiaría para siempre su vida, pues fue el momento en el que supo que ella también podía alcanzar las estrellas.

En 1993, Ochoa hizo historia al convertirse en la primera mujer de origen latino que viajaba al espacio a bordo del transbordador Discovery. Veinte años después de su hazaña, llegó a ser la primera directora hispana del Centro Espacial Johnson de la NASA. En total, ha volado al espacio cuatro veces, registrando casi 1.000 horas en órbita.

A continuación, te contamos la historia de Ellen Ochoa, una mujer pionera y la inspiración para millones de científicas latinas que continúan su legado. 

De raíces mexicanas 

Ochoa nació el 10 de mayo de 1958 y se crió junto a sus cuatro hermanos en Los Ángeles, California. Si bien sus padres también nacieron en Estados Unidos, sus abuelos paternos eran inmigrantes mexicanos provenientes de Sonora. De ellos recibió la mayor parte de su herencia hispana, pero fue su madre quien le enseñó el amor a la ciencia. 

"Mi madre fue la que más influyó en mí. Su enfoque primario fue disfrutar cuando se aprende. Eso es lo que obtuve de su ejemplo", contó la física en una entrevista para la BBC. 

Cuando Ellen apenas tenía un año de edad, su madre Rosanne empezó a cursar estudios universitarios de biología y negocios. Fue así que logró alternar la crianza de sus hijos con el estudio. Luego de 22 años, finalmente se diplomó con honores académicos en la Universidad Estatal de San Diego. 

En el libro 'Women In Space Who Changed The World' ('Mujeres en el espacio que cambiaron el mundo') de Sonia Gueldenpfennig, Ellen habla del orgullo que hubieran sentido sus antecesores de raíces mexicanas al saber que consiguió convertirse en astronauta. 

"Sólo puedo imaginar el asombro y el orgullo que mis abuelos, quienes nacieron en México en la década de 1870, hubieran sentido al saber que su nieta creció para viajar al espacio. Vinieron a Estados Unidos para levantar a su familia. Junto a la pasión de mi madre por el aprendizaje, tuve la oportunidad y la motivación para educarme y proponerme metas altas".

Foto: Mujeres con ciencia 

El camino a las estrellas 

Con esa inspiradora influencia a su lado, Ellen comenzó a explorar en el campo de las ciencias y tras graduarse de la Escuela Secundaria Grossmont en La Mesa, cursó estudios de Física en la Universidad Estatal de San Diego en 1980. Más tarde asistió a la Universidad de Stanford, donde hizo una maestría en ciencias y un doctorado en ingeniería eléctrica. 

Fue precisamente durante su doctorado que Ochoa dio sus primeros pasos en Laboratorio Nacional Sandia y el Centro de Investigación AMES de la NASA, donde más tarde llegó a ser investigadora especializada en sistemas ópticos para el procesamiento de información. 

Profundizando en la naturaleza de la luz se convirtió en la inventora de tres patentes. Poco después se transformó en Jefa de la División de Investigación AMES de la NASA en el área de Tecnología de Sistemas Inteligentes, donde supervisó el trabajo de 35 ingenieros y científicos. 

Fue en este punto de su vida cuando se animó a llenar una solicitud para ser astronauta, petición que le fue rechazada dos veces, pero luego de cinco años, finalmente llegó el gran día. 

Una llamada telefónica confirmó una de sus más grandes ilusiones. Su momento había llegado. En enero de 1990, Ochoa fue aceptada en el programa de entrenamiento de astronautas de la NASA y se sometió a un riguroso entrenamiento físico y mental en el Centro Espacial Johnson. 

Foto: NASA

El viaje al espacio con el que hizo historia 

Tras años de preparación y perservarancia, el esfuerzo de Ellen fue recompensado. Corría el año de 1993 y la astronauta cumplía su misión como especialista a bordo de la nave Discovery. En la Misión STS-56, el objetivo era era realizar estudios solares y atmosféricos para determinar el efecto de la actividad solar en la Tierra.

Su estancia fuera de la Tierra duró nueve días, tiempo en el que Ochoa operó un brazo mecánico para desplegar el satélite SPARTAN que estudiaría la corona solar. Con aquel primer vuelo que despegó el 8 de abril, Ellen hizo historia y se convirtió en la primera mujer de origen hispano en viajar al espacio. 

Sobre ese día, Ellen recuerda que tuvieron las "vistas más maravillosas", además de sentirse mucho más liviana en un ambiente de microgravedad. "Tres veces más liviano que en la Tierra", le explicó a la BBC. 

 "La oportunidad de ver la Tierra desde el espacio. Eso es algo de lo que los astronautas nunca se podrán cansar". 

Durante su viaje, Ochoa también tuvo oportunidad de demostrar sus habilidades para la música e interpretó varias piezas de música clásica con su flauta

El legado de Ellen Ochoa 

Después de su última misión en 2002, Ochoa regresó a la Tierra convertida en una líder de la comunidad hispana en Estados Unidos y en una fuente de inspiración para millones de niñas latinas e inmigrantes que buscan un lugar en la agencia aeroespacial.

Como astronauta veterana, en los años siguientes escaló con varios puestos en la NASA. Desde Directora Adjunta hasta Directora de Operaciones de Tripulación de Vuelo en el Centro Espacial Johnson. Hoy, con 64 años, está jubilada de la agencia y vive en Boise, Idaho, con su familia.  

Foto: NASA 

A lo largo de los años, ha impartido cursos, dado pláticas y ganado numerosos premios que incluyen la Medalla de Servicio Excepcional de la NASA en 1997. Veinte años después, en 2017, su nombre entró al Salón de la Fama de los Astronautas de Estados Unidos junto a leyendas como Neil Armstrong y John Glenn

bnaj