Jueves 15 de Febrero 2024
REALEZA

Rey Carlos III: así es la majestuosa corona de San Eduardo que será modificada para su coronación

La histórica corona de San Eduardo con la que Carlos III será consagrado oficialmente como rey es una de las reliquias más valiosas de la realeza británica

La corona de San Eduardo, el tesoro británico que usará el rey Carlos III en su ceremonia de investidura Créditos: The Royal Household / Crown Copyright
Por
Escrito en ENTRETENIMIENTO el

Los preparativos para la coronación del Rey Carlos III ya han comenzado y este fin de semana el Palacio de Buckingham informó que la corona de San Eduardo, una de las piezas históricas más preciadas de la realeza británica, fue retirada de la Torre de Londres para ser modificada y se adapte a un tamaño adecuado para el nuevo monarca.  

Según el comunicado, como ya es tradición, el rey será coronado con la magnífica corona durante su ceremonia de investidura en la Abadía de Westiminster el próximo 6 de mayo de 2023. Agregó que el nuevo soberano del Reino Unido también llevará la Corona imperial del Estado durante el servicio. 

Historia de la corona de San Eduardo: una joya histórica invaluable 

Desde hace siglos, la Corona de San Eduardo es la utilizada durante las ceremonias de coronación en Inglaterra. La propia reina Isabel II la portó durante el acto que oficializó su llegada al trono en 1953. 

Fue fabricada para el rey Carlos II en 1661 por el orfebre real Robert Vyner, en sustitución de la corona medieval original, que se cree que pertenecía al rey Eduardo el Confesor, que reinó en el siglo XI, y que fue destruida en 1649.

La icónica corona posee una montura de oro macizo, un gorro de terciopelo con una banda de armiño y está adornada con rubíes, amatistas, zafiros, granates, topacios y turmalinas. 

Foto: Getty Images

Aunque no es una réplica exacta del diseño medieval, le da continuidad al original al tener dos arcos, cuatro cruces y cuatro flores de lis. Aparece en el blasón nacional del Reino Unido, el logotipo de la antigua empresa estatal de correos Royal Mail y los escudos de las Fuerzas Armadas, entre otros espacios representativos.

Luego del fallecimiento de la reina Isabel II, ahora las diversas coronas de su reinado pasan a su primogénito y deberán ser agrandadas para que se ajusten a su talla. Un proceso similar ocurrió cuando la joven soberana ascendió al trono. 

Foto: The Royal Household / Crown Copyright

Koh-i-Noor, la joya maldita que podría usar Camila en su investidura 

La esposa de Carlos III, Camila, también será investida como reina consorte junto con su marido, un hecho que ha provocado una gran expectativa y polémica, pues se cree que usará la corona que la Reina Madre portó durante la coronación de su esposo, Jorge VI.

Nos referimos al diamante Koh-i-Noor, una pieza de 108 quilates que resplandecen como uno de los tesoros más grandes de la realeza británica y que ahora formarán parte de las joyas del rey Carlos III. Sin embargo, esta corona tiene fama de ser un objeto maldito que ya ha causado discordia entre gobiernos.   

Conocida como "el diamante más infame del mundo", el Koh-i-noor, que significa 'Montaña de luz' en persa. Es originaria del estado de Andhra Pradesh en la India al igual que su doble, el Darya-ye Noor, que en su momento fue uno de los diamantes más grandes del mundo.

Foto: Getty Images

A través de los años, esta joya pasó por las manos de príncipes mongoles, guerreros de Irán, gobernantes afganos y hasta marajás de Punjab, hasta que llegó a la corona inglesa

La primera referencia de Koh-i-noor no es la corona en sí misma, sino el Baburama, un libro de memorias de Babur, fundador de la dinastía mongol y que cuenta que el diamante era de un rajá que aseguraba que su valor podría alimentar al mundo entero durante dos días y medio.

Quienes la poseían la guardaban con mucho recelo, al grado de que fue robado y llegó al tesoro mongol para pasar a las manos de Humayum, el hijo mayor del nuevo emperador. Éste a su vez se lo obsequió a Shah de Persa, quien lo acogió durante un exilio. Poco después, Humayum murió.

La leyenda cuenta que "quien posea este diamante dominará el mundo entero, pero también conocerá todas sus desgracias". Se cree que solo Dios o una mujer pueden llevarlo sin que nada ocurra. Cuando la reina Victoria fue nombrada Emperatriz de la India se le otorgó esta pieza y entonces la leyenda fue “confirmada” como cierta. 

Foto: Getty Images

Tanto Victoria como Isabel II son las monarcas más longevas de Inglaterra, por lo que se cree que si cae en las manos de un varón, éste deberá darlo a su esposa. 

Además de esta leyenda antigua, esta pieza también ha generado conflictos diplomáticos. En 2010, el gobierno de la India pidió que la corona británica devolviera el Koh-i-noor, pero el entonces el Primer Ministro de Reino Unido, David Cameron, aseguró que si accedían a las peticiones, el Museo Británico se quedaría vacío. 

Muchos esperan que, siguiendo la tradición o superstición familiar, el rey Carlos III se la ceda a su esposa, la reina consorte Camila. 

bnaj