USA

Masacre en Texas: Las contradicciones del tiroteo que ponen en duda la actuación de la policía

La policía de Texas ha corregido detalles clave sobre el recuento inicial de los hechos
viernes, 27 de mayo de 2022 · 12:29

Un joven armado irrumpió en una escuela primaria el martes en Uvalde, Texas, y mató a 19 niños y dos maestras en el tiroteo escolar más mortífero de Estados Unidos en casi una década.

Agentes de policía abatieron al agresor, que fue identificado como Salvador Ramos, un residente de la localidad de 18 años de edad. Él baleó a su abuela y explicó sus planes en mensajes privados en redes sociales poco antes de perpetrar la masacre en la escuela primaria Robb. Hasta ahora se desconocen los motivos del ataque.

La policía de Texas ha corregido detalles clave sobre el recuento inicial de los hechos. Estas son las contradicciones de la policía que han puesto en cuestión la actuación de los agentes durante la masacre. 

1. Entró sin mayor esfuerzo

Inicialmente las autoridades informaron que el agresor intercambió disparos con un agente policial de la escuela antes de ingresar al edificio.

Poco después, durante una sesión informativa el miércoles, Steven C. McCraw, director del Departamento de Seguridad Pública (DPS), aseguró que un agente policial de la escuela "atacó" al tirador pero que no hubo intercambio de disparos.

El jueves la policía reveló que el atacante deambuló afuera de la escuela durante 12 minutos antes de entrar sin ser cuestionado.

"Se informó (inicialmente) que un agente policial del distrito escolar confrontó al sospechoso cuando ingresaba. No es correcto. Entró sin obstáculos", reveló Victor Escalon director regional del DPS.

2. La "rapidez" de la respuesta

Varios funcionarios estadounidenses celebraron la respuesta "rápida" de las autoridades.

Steven C. McCraw, el director del DPS, aseguró el miércoles que un agente actuó rápidamente cuando Ramos se acercaba a la escuela tras estrellar su vehículo.

El gobernador Greg Abbott, por su parte, elogió la "respuesta rápida" de los "valientes funcionarios locales" que, según dijo, se habían enfrentado al pistolero antes de que ingresara a la escuela: "Mostraron un coraje increíble", agregó.

Pero este jueves, Escalon reveló que la policía llegó una hora después de que el hombre armado entrara y que fue muerto 90 minutos luego de su llegada.

La respuesta ahora es considerada como tardía y una serie de videos que muestran a padres frustrados siendo abordados ??por la policía mientras el atacante aún estaba dentro de la escuela, ha provocado una creciente ira en Estados Unidos.

3. No ingresaron de inmediato

Escalón detalló que Ramos estrelló su vehículo cerca a las 11:28 am, y la primera llamada de emergencia llegó dos minutos después cuando algunos testigos reportaron que habían visto a un hombre con un arma de fuego.

Ramos disparó a transeúntes, recorrió las instalaciones de la escuela y entró libremente por una puerta que estaba abierta a las 11:40 am.

La policía llegó al lugar cuatro minutos después, según Escalon. Inicialmente, la policía dijo que los oficiales estaban "adentro" tratando de actuar y se cubrieron después de ser atacados, pero Escalon contradijo el jueves esta versión.

"Ellos no entraron de inmediato debido a los disparos que estaban recibiendo", precisó.

A las 12:58, el pistolero fue muerto a tiros no por agentes locales, sino por una unidad táctica dirigida por agentes fronterizos. 

AP

4. Chaleco antibalas

Las autoridades locales afirmaron que el hombre armado tenía un chaleco antibalas, pero luego cambiaron el discurso.

El sargento Erick Estrada, vocero del Departamento de Seguridad Pública de Texas, aseguró el miércoles que Ramon tenía "un rifle y un chaleco antibalas".

"Después del choque (de su vehículo) salió un hombre armado, con un chaleco antibalas. Entró por una puerta en el sur (del plantel), donde se encontró con un policía y empezaron a dispararse entre ellos", detalló.

Pero más tarde, el teniente Christopher Olivarez, vocero del Departamento de Seguridad Pública de Texas, dijo que el atacante no llevaba chaleco antibalas, sino un chaleco para guardar cargadores adicionales.

Ramos compró legalmente dos rifles estilo AR el día en que cumplió 18 años, una semana antes del ataque.

La investigación no ha encontrado indicios de que tuviera antecedentes de enfermedad mental o penales.